“Todo lo antiguo se va derruendo; todo lo antiguo, que es lo que evoca el recuerdo grato de lo pasado y nos proporciona las emociones más íntimas en nuestras almas, toma el rumbo de desaparecer”

Don Amado Riverol, anciano marino, capitán de puertos y comandante militar del trozo de Orotava, que en un tiempo, llegó a ser alcalde del Puerto de la Cruz. (Del blog "Canarízame")

viernes, 20 de septiembre de 2013

El crimen de Mr. James William Morris

por Bernardo Cabo Ramón

Hoy nos honramos en acoger un artículo que fue publicado en julio de 2012. Su autor es Bernardo Cabo Ramón a quien quiero agradecer su deferencia al permitirme compartirlo en nuestras páginas. Aquellos lectores interesados pueden seguir sus trabajos en su excelente blog PUERTO DE LA CRUZ, SUS GENTES Y SUS COSAS


En 1.873 llega al Puerto de la Cruz un joven de nombre James Williams Crighton Morris Wilson nacido en 1.849, soltero, hijo de John Morris natural de Londres y de Mary Wilson natural de Escocia. Había llegado a Las Palmas en 1872 trabajando en la empresa de su tío político Thomas Miller. Posteriormente fue enviado como hombre de confianza y cajero a la sucursal que dicha empresa tenia en el Puerto de la Cruz bajo la dirección de Peter Spencer Reid, establecido en el Puerto de la Cruz desde 1.865. La llave de la caja fuerte, siempre la lleva consigo colgando en la cadena junto a su reloj de oro, en sus paseos por calles y plazas la hacía girar ostentosamente para los que siempre le observaban, como lo había observado Manuel Brito Rodríguez pensado que esa llave guardaba mucho dinero en la caja de la entidad comercial.

Al parecer Manuel Brito Rodríguez, de 38 años de edad y carpintero de profesión, casado y con cuatro hijos que alimentar, con la intención de viajar a Cuba para probar fortuna allí, traza su plan y se lo presenta a su amigo Pedro Armas López, de 45 años de edad, mampostero de profesión casado y con hijos, persona de cierta solvencia económica, pero con un tren de vida que estaba muy por encima de sus posibilidades, de tal manera que los excesivos gastos y ciertas desgracias personales le dejaron en una situación económica precaria, rozando la miseria. Manuel Brito Rodríguez, le prometió a su cómplice repartir el botín en partes iguales. La conducta de ambos hombres hasta esa fecha había sido intachable, por lo que no tenían antecedentes penales. 

Conocedores de las andanzas y aventuras amorosas de Mr. Morris le tienden una trampa, diciéndole que una mujer guapa y hermosa le aguardaría al atardecer en las inmediaciones de la playa del castillo de San Felipe, debajo del Cementerio de San Carlos donde hoy día están las piscinas Municipales, era lunes 25 de Noviembre de 1.878 y la tarde, nublada, fría y oscura. Puesto el plan en marcha, uno de ellos se disfrazó de mujer y se ocultó, mientras que el otro se encargó de llevar a la víctima hasta el lugar señalado, eran las siete y media aproximadamente cuando fue asaltado y apuñalándole hasta dejarlo muerto, los objetos que se declaran robados al asesinado fueron un reloj de oro, una leontina de oro, un guarda-pelo de oro, y un revólver y las tan codiciadas llaves de la caja fuerte, luego se dirigieron a la firma comercial, que estaba situada en la Calle del Sol, hoy de Dr. Ingram y Castaño hoy Nieves Ravelo. El robo fue descubierto el día siguiente martes, los empleados encontraron la caja abierta los papeles regados por el suelo y la ausencia de Mr. Morris, que siempre era muy puntual al trabajo, el robo ascendía a 22.638 reales de vellón, cantidad que nunca fue recuperada.

La otra parte del plan de Manuel y Pedro era hacer desaparecer el cuerpo de la víctima, de madrugada llegaron al lugar del crimen y trasladan el cadáver hasta el cementerio de San Carlos, y lo introdujeron en la tumba que previamente habían elegido, la de Doña María de la guerra y Hoyo, Marquesa de San Andrés, Vizcondesa del Buen Paso que había fallecido en 1853. Con el nerviosismo y las prisas agrietaron la lápida, por lo que había de ser una buena pista.

Unos días después del crimen, coincidiendo con el entierro de la niña Rosalia Eulalia Martín García fallecida de neumonía el día 28 de noviembre con dos años y nueve meses, hija de José Martín Bravo y Andrea García Hernández, naturales del Realejo Alto y con residencia en la Calzada de Martíanez del Puerto de la Cruz. Al no portar los padres de la niña la licencia municipal, el sepulturero se negó a proceder al enterramiento hasta no tener la licencia del Juez Municipal D. Luis González de Chaves, mientra los asistentes esperaba el trámite del papeleo y entre los acompañantes había un joven ciego llamado Juan García Olivera, quien guiado por su olfato percibió olor a putrefacción, hecho que comunico al sepulturero. Este acompañado de otras personas , descubrió que la pestilencia procedía del sepulcro de la Marquesa de San Andrés, observando además que por una grieta de la losa del sepulcro entraban y salían moscas verdes, lo que era rarísimo teniendo en cuenta que la Marquesa había fallecido hacía veinticinco años. El hecho se puso en conocimiento del Alcalde D. Tomas Zamora Gorrín, que se personó en el lugar y a las dos y media de la tarde se presento el Juez quien autorizó la apertura de la pesada losa se halló el cadáver descompuesto de un hombre boca abajo, con la cabeza cubierta por la levita que vestía, la pierna izquierda recogida y enseñando parte de la espalda, donde se apreciaba manchas de sangre, una vez extraído el cadáver, se vio que era Mr. Morris.

Efectuaron su autopsia los doctores Pedro Cruzat Escardo y Miguel Buenaventura Espinosa quienes concluyeron que la muerte de Mr. Morris había tenido lugar de sesenta a ochenta horas antes y que su aspecto externo destacaba el abotargamiento del cuello y cara del cadáver, se apreciaba la salida anormal del ojo izquierdo fuera de su órbita , y ello junto con la forma y tamaño de la lengua inyectada y gruesa, tres o cuatro centímetros fuera de los labios, síntomas claros de que fue sometido a estrangulación antes de ser muerto por apuñalamiento, presentaba varias heridas , una transversal de izquierda a derecha en la región frontal de tres centímetros de extensión que llegaba hasta el hueso, y una herida sobre la ceja izquierda. Habían otras heridas más, una de ellas en dirección a las venas yugulares, tres en la región pectoral izquierda , por una de las cuales aparecía sustancia pulmonar, así como otras tres hechas en la parte delantera, además de un corte superficial en la espalda . El aspecto de las heridas permitía afirmar que debieron ser hechas con un instrumento cortante y punzante a la vez, tal como un cuchillo estrecho, puñal, daga u otra arma análoga. El informe de la autopsia era contundente y afirmaba que Mr. Morris murió violentamente, después de su autopsia fue sepultado en el Cementerio protestante de esta Ciudad ya que su religión era anglicana.

La justicia comenzó sus averiguaciones, Mr. Morris había sido visto entre la Calle San Juan y Quintana, otros aseguraban haberle visto cruzar la Plaza del Charco y la calle de San Felipe. Fueron detenidas en un principio como sospechosas seis personas, cuatro hombres y dos mujeres, Pedro Armas López, Manuel Brito Rodríguez, Manuel Armas Bethencourt hijo de Pedro, Estanislao Castro, Dominga Cruz Castro y Francisca Carballo.


Se cree que alguien envío un anónimo a las autoridades señalando a Pedro Armas López, que vivía en la calle de la Hoya, éste terminó acusando a su cómplice Manuel Brito Rodríguez que vivía en la ranilla. Durante la instrucción del sumario fueron puestos presos en la cárcel de La Orotava, donde por indicación del Juez fueron sometidos por el alcaide de la prisión Juan Peña, a un riguroso régimen de incomunicación. Por quejas, entre ellas del cónsul ingles por falta de seguridad en la cárcel de La Orotava por conatos de evasión de los presos. El 26 mayo de 1880 fueron trasladados a la prisión de Santa Cruz de Tenerife. El día 30 de de junio de 1881 fueron conducidos nuevamente por un Capitán, un subalterno y cuarenta hombres a la Cárcel de La Orotava. El día 1 de junio a las seis y media de la mañana fueron trasladados al Puerto de la Cruz por dos coches de caballos fuertemente custodiados por fuerzas armadas de la Guardia Provincial hasta el antiguo Convento de Nuestra Señora de las Nieves donde les fue leída íntegramente la sentencia del Tribunal Supremo, este mismo día por la tarde se procedió a la construcción del cadalso que fue levantada en la explanada entre el Cementerio de San Carlos y el castillo de San Felipe cerca del lugar donde murió Mr. Morris.

A las ocho menos diez de la mañana del día 2 de Julio de 1.881 salieron los reos de la capilla del Convento de Nuestra Señora de las Nieves hacia el patíbulo en un carro, acompañados del Alguacil, el Escribano, los Sacerdotes que les asistieron y la fuerza pública que les dio escolta, para ser ejecutados por el procedimiento del garrote vil. El verdugo se había desplazado expresamente desde Sevilla para llevar a cabo la ejecución ya que tenía jurisdicción sobre los reos a ajusticiar en Canarias, una vez terminada la ejecución intervinieron los médicos cirujanos Manuel Pestano Guzmán y Pedro Cruzat Escardó, quienes reconocieron a los ajusticiados y posteriormente pasaron a declarar ante el Juez sobre si eran o no cadáveres.

El público que asistió a la ejecución fue obligado como medida ejemplar, dado que la colonia inglesa era muy influyente en el Puerto de la Cruz, mientras las campanas de la iglesia no cesaron de tocar. Los reos fueron enterrados en el Cementerio de San Carlos sin pompas fúnebres y sin acompañamiento de sus familiares.



sábado, 7 de septiembre de 2013

De un corsario inglés y algo más.

por Melchor Padilla


En el centro de Bristol, en el lugar donde habitó en el número 35 de Queen Square, una placa azul recuerda el nombre de Woodes Rogers. En ella, tras el año de su nacimiento y muerte (1679-1732) se le describe como Gran marino, Circunnavegador y Gobernador Colonial. Nacido en Poole (Dorset), aprendió el oficio de marino y tras el fallecimiento de su padre, que había creado un considerable emporio comercial en el puerto de Bristol, se hizo cargo de los negocios de la familia. En 1707, como consecuencia de la pérdida de uno de sus barcos negreros a manos de corsarios franceses durante la guerra de Sucesión española, Rogers se decidió a participar en una expedición corsaria en la que, con dos buques (Duke y Duchess), consiguieron ser los novenos circunnavegadores del mundo al tiempo que atacaban a los barcos y ciudades españolas.

Tras su partida de Bristol el 1 de agosto de 1708, y una vez sofocado un motín de la tripulación, como cuenta el mismo Rogers en su obra Viaje alrededor del mundo, se decide que "los barcos el "Duque" y la Duquesa", que están mal aprovisionados de vino para la cantidad de personas que van a bordo, toquen en la Madera, a fin de obtener mayor provisión y estar en mejor estado para continuar tan largo viaje..."  No obstante, las condiciones meteorológicas adversas los obligaron a dirigirse a las Canarias a donde llegan el 18 de septiembre de 1708 y donde van a cobrar su primera presa. Joaquín Blanco en su Breve noticia histórica de las Islas Canarias describe el episodio así: "En busca de vinos, surgió ante Gran Canaria, y se apoderó de un barquichuelo que desde el Puerto de la Cruz navegaba hacia Fuerteventura con cuarenta y cinco pasajeros. Los canarios, al ser transbordados a uno de los navíos ingleses, se malhumoraron, excepto el guardián franciscano del convento de Fuerteventura, que se rió con ellos cuanto quiso, y hasta bebió un vaso de buen vino a la salud del archiduque.

Entre tanto, los navíos ingleses hicieron rumbo al Puerto de la Cruz y enviaron un emisario -escribano de la compañía armadora- para proponer el rescate de la barca a cambio de los vinos que necesitaban. Los porteños aprisionaron al escribano como rehén; y los comerciantes ingleses, que traficaban a pesar de la guerra, pidieron la libertad de la barca y de los cautivos, pues temían que los canarios ejerciesen el derecho de represalias. Varios días después, un comerciante inglés efectuó el canje de prisionero por prisioneros y el de la barca por ciertas provisiones."

Llama poderosamente la atención que, por parte de los habitantes del Puerto de la Orotava, las negociaciones con los corsarios fueron llevadas a cabo por comerciantes ingleses e irlandeses de la localidad, sin que las autoridades españolas intervinieran. Una de las cartas que envían a Rogers está firmada por J. Pouldoin, Asesor del Cónsul, J.Crosse, Bernard Walsh y G. Fitz-Gerald. Estos comerciantes veían con preocupación que se suspendiera el comercio británico con las islas a causa de estos ataques a barcos españoles.


Una vez zanjado este episodio los dos buques prosiguieron su camino que les llevó a cruzar el Atlántico y, a través del estrecho de Magallanes, entrar en el Pacífico. El 1 de febrero de 1709 las naves se encontraban a la altura de la isla de Juan Fernández que pertenece en la actualidad a Chile. Allí recogieron a un marino escocés que había sido abandonado por su capitán cuatro años antes. Era Alexander Selkirk del que Woodes Rogers describe su aspecto salvaje y su atuendo hecho de pieles de cabra. Este personaje sirvió de inspiración a Daniel Defoe para escribir su novela Robinson Crusoe. 

A continuación los navíos se dirigieron a Giuayaquil en la actual República de Ecuador. Era corregidor de la ciudad en aquel tiempo Jerónimo de Boza y Solís, nacido en La Laguna, Tenerife, cuya actitud ante los ingleses resultó cuanto menos poco lucida pues no opuso resistencia armada a la invasión, limitándose a negociar un rescate, pese a lo cual los hombres de Rogers asaltaron la ciudad. 


Un grabado antiguo nos muestra al propio capitán Rogers dirigiendo el robo de joyas a las damas guayaquileñas. En el Archivo de Indias en Sevilla, se conserva el expediente del juicio criminal que se le siguió  por haber entregado la ciudad de Guayaquil a los corsarios ingleses.

Rogers regresó a Inglaterra en octubre de 1711, acabando sus días como Gobernador de las islas Bahamas cuando contaba 53 años de edad.

NOTAS:

Este artículo tiene su origen en dos retos que planteé en nuestro grupo de Facebook llamado también Lo que las piedras cuentan. En uno de ellos se trataba de descubrir a Jerónimo de Boza y fue capaz de acertarlo America Esperanza León González; el segundo, que resolvió Pablo Bonet, trataba de indagar sobre Woodes Rogers y su paso por las Islas Canarias. A ambos gracias por su entusiasmo.

Además quiero agradecer a Bernardo Cabo Ramón, su gentileza al permitirme utilizar el mapa de Próspero Casola que aparece en este artículo. Recomiendo encarecidamente su blog. PUERTO DE LA CRUZSUS GENTES Y SUS COSAS