lunes, 29 de abril de 2013

La finca de Franco

por Melchor Padilla

Los aficionados a utilizar la red de senderos de la cordillera de Anaga conocen la existencia en la zona de El Moquinal de un conjunto de edificaciones que incluyen, entre otras, una casa principal con diversas dependencias, un patio circular que en sus tiempos tenía una pérgola, la casa de los medianeros y, excavados en la roca de tosca, unos amplios establos.

Una fotografía de finales de los 80 nos permite conocer cuál fue su aspecto en los comienzos de su deterioro, pero si visitan un día de estos el lugar verán las huellas del vandalismo de las acampadas y fiestas rave en paredes con señales de incendios, demolición de antiguas estructuras y la basura como dueña absoluta de la antigua finca. Las gentes de la zona le dan diversos nombres: casa de La Tosquita, casa de Don Benito, casa Fuset o casa de Franco. ¿Cuál de todos ellos es el auténtico? Posiblemente todos. Veamos.


El nombre de casa de La Tosquita es un topónimo que hace referencia al material pétreo sobre el que están edificadas las casas y en el que, como dijimos más arriba, se excavaron los establos y algunas habitaciones de la casa principal.

El nombre de casa o finca de don Benito no es fortuito, ya que un poco más arriba nos encontramos con otro topónimo, Cuadras de don Benito, que hace referencia al mismo personaje.

Este no es otro que Benito Pérez Armas, político, periodista y literato canario, nacido en Yaiza (Lanzarote) en 1871, que fue presidente de la Diputación Provincial de Canarias y que, gracias a sus contactos con el liberal Canalejas a cuyo partido pertenecía, consiguió la Ley de cabildos en 1912. En 1914 se casó con la lagunera Elena González de Mesa, cuya familia era propietaria de las tierras de los alrededores de la casa desde el siglo XVIII. En ellas construyó la finca de recreo, con jardines y establos para ganado, de la que hoy hablamos. Pérez Armas falleció en 1937 y la ciudad de Santa Cruz le ha dedicado una calle.

Lorenzo Martínez Fuset, nacido en Úbeda, provincia de Jaén, en 1899, estudió Derecho en Granada.En esa época entabló una íntima amistad con el poeta Federico García Lorca, prueba de la cual es la abundante correspondencia que intercambiaron en aquellos años. Debido a esta amistad el poeta le dedicó uno de sus textos en prosa, Albaicín II.

En 1920 hizo oposiciones al Cuerpo Jurídico Militar y, tras un periodo en Melilla, fue destinado a Santa Cruz de Tenerife, donde permaneció de 1921 a 1922. En 1927 volvió a Canarias y contrajo matrimonio con Ángeles, hija de Pérez Armas. Como fiscal militar se mostró con extrema dureza en los casos en que intervino, entre los cuales destacamos el juicio por los sucesos de Hermigua de 1934.

Con la llegada de Franco a la Capitanía de Canarias Fuset entabló con éste y su familia una estrecha amistad. De hecho, cuando tuvo lugar la sublevación militar y Franco se desplazó a la Península, le dejó encargada la custodia de su mujer, Carmen Polo, y de su hija Carmen. El general pronto lo llamaría a su lado para organizar la Auditoria de Guerra y la Auditoria del Cuartel General de los sublevados. Esta posición le permitió obtener un gran poder que llevó a cabo con dureza, extralimitándose en su tarea judicial. En 1936 obtuvo una plaza del cuerpo de notarios del estado.

Terminada la guerra volvió a Tenerife donde, tras renunciar a su carrera militar, ejerció como notario en la casa de la plaza de la Iglesia de la capital de la isla que había sido propiedad de su suegro. Fue miembro de los consejos de administración de importantes empresas de las islas e incluso llegó a ostentar la presidencia del puerto de Santa Cruz. Falleció en 1961.

Tras la muerte de su suegro la casa de El Moquinal pasó a manos de su hija Ángeles y su marido, a quien se atribuyen las repoblaciones de pinus radiata de las Cuadras de Don Benito, la mancha de coníferas más importante de la cordillera de Anaga, y donde aún se pueden apreciar los efectos devastadores del huracán Delta de 2005.


En la finca llevó a cabo Martínez Fuset un gran número de reuniones con sus amigos, por lo que no es de extrañar que, antes de 1936, Franco la visitara. Aunque algunos se muestran contrarios a la estancia del general en la casa, las gentes de la zona la conocen como la finca de Franco.

La casa, tras un periodo en que fue ocupada por unas monjas, se fue abandonando poco a poco hasta llegar al deterioro de nuestros días. Aunque no es una casa que posea valores culturales, tiene tras sí suficiente historia para que sea conocida por los que la visitan.

23 comentarios:

  1. Muy interesante, como todo lo que publicas. También hay varias historias que dicen que en esa casa fue donde murió Dámaso (El Brujo), ¿es verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque la casa de Franco, o de Fusé o de Don benito esté en la misma zona y sea muy probable que Dámaso la utilizara para esconderse, fue abatido por la Guardia Civil en otra zona no miuy lejana que se conoce como Solís. Gracias por tu amable comentario.

      Eliminar
  2. Entonces, ¿no es cierto que franco se escondió en ella unos dias para salir montando a caballo hacia el Monte de la Esperanza y reunirse en Las Raíces con todos los oficiales golpistas en secreto ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay autores que dudan incluso que estuviera en la finca alguna vez. En cuanto a la reunión de Las Raíces no fue en absoluto secreta. Era una comida de oficiales a la que acudió Franco como Capitán General de canarias que era.

      Eliminar
  3. Su blog es francamente interesante, me he topado casualmente dos veces con él. Quizás fuera algo fortuito pero cada vez que entro encuentro un nuevo tablón de gran interés. Muchas gracias por compartir sus conocimientos con todos nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su amable comentario. Espero que siga visitando estas páginas y que le sigan gustando.

      Eliminar
  4. ¡GRACIAS! por esclarecer esta duda que tenía hace tiempo y que no había encontrado solución. Que bonita era la propiedad, al final, en unos años poco a poco irá desapareciendo, quedando en ruínas. Cuando la visité un año atrás, quedé maravillada y al ver en la foto de los 80 como era, me surge la pena. Me habían comentado como era la plaza circular, yo la encontré con las columnas en el suelo y poco pensé que fuera así. Nuevamente gracias por compartir esta información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ti por leer mi blog. Me alegro mucho de que haya resuelto tus dudas sobre la casa.

      Eliminar
  5. Muy interesante; la primera vez que fuimos nos la encontramos de casualidad; me gustó especialmente el patio circular... aunque no puedo dejar de pensar que en esa casa se ha hecho brujería o algo así, tiene una energía extraña ¿no?

    Un blog muy interesante; lo he conocido por casualidad, pero lo visitaré a partir de ahora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tiene algo en el ambiente, para qué negarlo. En cualquier caso aquello ha sido escenario de todo tipo de fiestas, acampadas y en general vandalismo de todo tipo.
      Gracias por tu comentario y espero que sigas pasándo por aquí.

      Eliminar
  6. Buen Blog....es una pena que estas edificaciones estén abandonadas. El vandalismo al que han sido sometidas no es excusa para no estar habitadas. A todos esos que se dedican a asaltar propiedades ajenas deberían responder de sus actos.

    ResponderEliminar
  7. Melchor...pregunta a sus propietarios y podrás publicar datos fehacientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo: creo que los datos que he publicado son fehacientes o, por lo menos, así me consta. La intención de este artículo no era otra que desentrañar la historia de esta finca y creo que ha quedado clara. Saludos.

      Eliminar
  8. Estimado Melchor: Gracias por la publicación de las fotografías y por la narrativa imparcial que has realizado. Viví en aquella propiedad muchos años como un niño de 8 años que recorría esos montes arriba y abajo corriendo, saludando a las mujeres que llevaban la leche en recipientes sobre sus cabezas, saliendo a cazar con mi perro "copi" y disfrutando del abrevadero y bañándome en la piscina de los patos y charlando con los peones. Oyendo a mi padre disparar al aire para que no nos robaran la siembra, animales, etc. O mis primeras maniobras en un coche arcaico. Pero tal cual recuerdo estas y muchas otras anécdotas, también recuerdo a Don Lorenzo Martinez Fuset como un hombre generoso, que me iba a buscar a casa de mis abuelos para llevarme a la finca, serio e intachable, pero mi amigo que me preguntaba si ir más rápido conduciendo el coche o con el que compartía los mocanes que cogía en los pricipicios cercanos... Vaya recuerdos y vaya vida más hermosa que viví en aquella finca... Gracias por no hacer comentarios partidistas ni ofender a nadie!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su amable comentario y por aportar estos preciosos recuerdos personales.

      Eliminar
  9. ohh.que interesante.yo quiero venir ahi un excursion ,pero no lo se donde esta .y no veo nada en la google maps.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pinchas en donde pone ubicación al final del artículo veras un mapa de Google Maps donde se indica la situación exacta de la casa.

      Eliminar
  10. Muchísimas gracias por este artículo que me aclara muchísimo las versiones contadas hasta ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu amable comentario. Un saludo.

      Eliminar
  11. Gracias por la información. Me ha resultado interesante conocer el origen de dicha casa. Para mi, que soy de Punta del Hidalgo es la Casa Roja, así me la enseñaron cuando era joven, más joven, quise decir. La visité por primera vez el día de San Diego de 1989 y aun se conservaba aparente. Un saludo. Joaquín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. La foto que encabeza el artículo debe corresponder aproximadamente a las fechas que indicas pues en los 80 se mantenía más o menos en pie. Saludos.

      Eliminar
  12. Como muchos otros, me has aclarado muchas dudas y sobre todo has puesto blanco sobre negro un eterno debate que tenemos los que por allí pasamos, y es porque se puede llamar casa Franco. Una pregunta, para que podían ser los raíles que están abandonados, la casa tenía una galería? Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante, muchas gracias por publicar.

    ResponderEliminar